Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

lunes, junio 18, 2007

Los únicos privilegiados


Robertito no fue lo que podríamos llamar un “niño deseado”.
Producto de un amor furtivo en una larga cola del ANSES; ya a los 2 años y medio le preguntó a su madre por su ausente progenitor por primera vez.
En esa ocasión, lo único que obtuvo como respuesa fue:
“que se yo nene… había tanta gente!”
Hasta los 4 años su madre casi no le había dirigido la palabra, por lo cual a Robertito le costaba recordar su nombre, que débilmente memorizaba gracias a los saludos esporádicos del portero.
Fue entonces que su madre lo inscribió en el jardín de infantes “El sapito pedófilo” en donde se olvidó de ir a buscarlo a la salida del primer día de clases.
El segundo y el tercer día ocurrió lo mismo, y ya para el fin de semana la directora del jardín la había amenazado con denunciarla a un juez de menores y pretendía cobrarle la cuenta de los remises de envío del niño.
En los años que siguieron la madre intentó una y otra vez deshacerse de Robertito, yendo desde el abandono sistemático en cumpleaños de amiguitos hasta el intento desesperado de dejarlo en un taxi que había tomado por pocas cuadras, argumentando que “este nene no es mío, ya estaba en el auto cuando yo subí!”
El último y homicida intento de esta desbordada madre fue el resultante del presente testimonio, que por suerte fue interceptado por un guardia de seguridad del zoo cuando la señora pretendía arrojar al niño disfrazado de Koala (el disfraz de cebra estaba alquilado) a la fosa de los leones con una catapulta improvisada con una tabla de subeybaja un cuadro de bicicleta y dos cámaras de auto.
La mujer terminó en el Moyano y Robertito por suerte adoptado por Bergara Leumann, quien luego de los análisis de ADN resultó ser su padre biológico que lo observaba desde las sombras como el corredor enmascarado a Meteoro.
Hoy día lo cría como a un angelito mas de su botica y Robertito se la pasa todo el día en bolas con unas alitas hechas de alambre y papel de barrilete.

20 comentarios:

The Bug dijo...

La historia de Robertito enternece.
Es casi tan tierna como la carne de koala.

Lady VAG (abunda) dijo...

Cosas que resultan de hacer cola en el ANSES....o cosas que resultan de hacer la cola frente al ANSES????
Robertito no sera algun engendro??? Y por eso su madre no lo reconocia...

Calíope dijo...

Que lindo final feliz!! me lo imagino a robertito con alitas y vestidito de blanco... muy tierno lo suyo.
Por algo no me gusta hacer trámites en la administración pública je.

besos

absurda y efímera dijo...

La mamá de Robertito no hizo la cola como es debido (sí, decodifiqué el mensaje subliminal). Ya lo dice el proverbio: Evite el aborto, hágalo... (el resto ya lo saben)

Sauria dijo...

aaayyy geeenn, por fin una historia con final feliiiizzzz!!! estoy emocionada, que lindo lo de las alas alitas, ya le dije!

besos besos!

Hk-0000 dijo...

Lo que gen no conto es que las alitas de alambre se las dio san pedro, ya que cuando se murio se encontro con la madre y lo quiso bajar a escopetasos limpios, Acto consecuencia sus alitas de angelito se desplomaron.

jaja bastante bien para ser ateo no?.

Muy Buena la historia Gen hacia mucho que no me temblaban las costillas de risa.

Que cosa no esto del pobre robertito?, muy buenos sus post.

Hk-0000 dijo...

Ahora si entendi porque siempre me dijieron que los de la anses te rompen el...

Tendra algo que ver?, o fue solo una coincidencia geografica?

Ruco dijo...

Que turra la mama, al menos le hubiera dicho "tu papa fue tenia el numero 87 o el 88"

gen71 dijo...

Bug: Cualquier día de estos me doy una vuelta por Rosario para probar, entre otras cosas, la carne de Koala. Antes de ir le aviso así va carneando al osito...

Lady: De tratarse de la segunda opción, Robertito podría ser un desprendimiento hemorroidal con libre albedrío. En tal caso el aborto hubiera sido una opción viable, ya que según la iglesia los hemorroides no poseen alma propia.

Calíope: Comparto su aversión amiga, si uno tiene que hacer una cola, la del ANSES no es la mejor elección...

Absurda: Impecable lo suyo amiga. De un plumazo me pone en evidencia y me birla el remate que tenía pensado para mas de un comentario...
Ahora tengo que pensar otra cosa, no hay derecho!

Sauria: Sabía que le gustaría el final feliz con alitas ;)

Hk-0000: Es cierto lo que te contaron, hacer una cola en la administración pública es tan traumático como cagar un piano.

Ruco: Una mala madre; ella recordaba perfectamente que tenía el 101...

Estar latiendo dijo...

Vos y Blogudo son de verdad los gemelos fantásticos... Ahora bien, ¿en qué se activó cada uno? ¿Y el monito dónde está?
Lo que me da risa es que me lo imaginé a Robertito con Bergara Leumann, y pensé que debería haberse llamado Job, porque pobrecito no paraba se sufrir calamidades (de disfraz de koala a andar en pelotas con alitas de papel barrilete..., no sé eh...¿?) Lo tendría que haber adoptado el del zoólogico, pobre Rober, ahora su destino sólo es el de "no me ataquen, soy... Roberto...", ah no, ese era otro... ¡upz!
A mi no me gustan las colas, aunque reconozco que soy muy sociable en ellas...

En fin, mejor cierro mi boca... (todo puede ser usado en mi contra)

besos

El blogudo dijo...

Dos cosas dos:

1) ¿Bergara Leumann era el padre? Creo que con tu post has roto miles de corazones gays, GEN... Me parece que esta vez te pasaste de la raya.

2) Para estar latiendo: Los gemelos se activan cada vez que un señor de saco junta el extremo de las mangas...

Amperio dijo...

Ya lo tengo...!!!
¿Ud. no relacionó los hechos de que fuera engendrado en la cola del Anses y que el niño se parezca a Sergio Massa?

Eso se llama atención integral al cliente, ché.

Chinita Jodida dijo...

Soy tan, pero tan estúpida, que estoy pensando (sinceramente) en hacerle alguna ropita bien abrigada..
Lo lamento, pero el amor es mas fuerte...

Zorra dijo...

Jajaja ¡Pobre Robertito! Me da tanta pena que casi casi tengo un sentimiento.

Bergara Leumann siempre es mejor con B que con V y nos evita el susto y el ir corriendo a salvar a Robertito. Pobechito.

"El sapito pedófilo" jajaja. Me mató.

Un besito don Gen

Mich dijo...

Podemos hambrearlo al león una semana para que parezca un accidente y asegurarnos 100% de efectividad.

gen71 dijo...

Latiendo: El de "no me peguen, soy Robertito" es un buen slogan para la vida de este pobre pequeño.
Tenga cuidado con las colas y su tendencia a socializar, el aburrimiento a veces nos lleva a hacer cosas impensadas ;)

Blogudo: Amigo, Telerman también tiene pibes y no solo eso; está casado!
Al gay tembién le pega esto de trascender en un retoño y a veces se pasan de "la raya"
Todavía nos queda Enrique Pinti invicto, no todo está perdido.

Amperio: Es cierto lo que dice compañero. Lo que pasa es que estos análise' de ADN los hacen con los tubos de ensayo mal higienizados. Mire sinó el caso de Martita Holgado; al final se murió con el veredicto de que no era hija del General y eso que era igualita.

Chinita: No diga eso mujer! Lo suyo no es estupidez... se llama "instinto maternal"
Vió que lo tiene ;)

Zorra: Otra mas... ven que al final son unas tiernas! Ya las veo pidiendo la tenencia del pendejaime...
Que bueno tenerla por casa nuevamente.

Mich: Usté' me equilibra la balanza. Tiene el instinto maternal de un carburador de Rastrojero.
Así se habla compañero.

Estar latiendo dijo...

Gracias por los consejos... Todavía no perdí —tanto– la cordura

besos

gen71 dijo...

Latiendo: Siempre es bueno guardar un poco de cordura para el postre...

Rambo dijo...

*uhg*snif* prometía que no lloraría...
no puedo, es que es tan conmovedor todo esto!!! *snif*

gen71 dijo...

Rambo: gracias por demostrarnos que todavía quedan hombres sensibles (mas allá de Bergara Leumann)