Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

jueves, junio 19, 2008

El caso Gómez píndaro


Ya en otras ocasiones hemos abordado el tema de la experimentación quirúrgica en seres humanos.
Hoy nos ocupamos de la triste historia de Demetrio Gómez Píndaro y su tercer brazo.

Víctima de las últimas leyes de flexibilización laboral, Demetrio tuvo que someterse a la operación de injerto de un tercer miembro superior, para aumentar su capacidad de trabajo y así poder acceder a un 8% de aumento en su salario, a cobrar escalonado de acá a fin de año en tickets canasta.

Demetrio había advertido a sus empleadores sobre la conveniencia de que el nuevo brazo fuese derecho, ya que él era diestro; pero al parecer el convenio con el sindicato, la obra social y la ART cubría el costo de la intervención solo para brazos izquierdos.
Este hecho provocó que nunca terminara de dominar la torpeza del injerto, y que antes de fin de año lo despidieran de su trabajo por considerarlo demasiado zurdo.

A partir de entonces, Demetrio nunca mas pudo recuperar su estabilidad laboral, debido a la particular torpeza de su tercer brazo, condición que a estas alturas parecía tratarse de un extraño caso de “rechazo”; en donde era el brazo el que rechazaba a su nuevo dueño.

De esta forma, tuvo que lidiar sistemáticamente con la rebeldía del miembro que por ejemplo se confabulaba con las otras dos extremidades para malograrle un almuerzo ambulante, o que se negaba a bajarle la bragueta cuando acudía al baño público con las manos ocupadas, o que le tocaba el culo a los especímenes masculinos mas amenazantes que viajaban en el 176 por ruta 8 hacia Loma Hermosa.

El desgaste en la relación Hombre-Izquierda se fue abriendo paso paulatinamente, alcanzando su punto cúlmine una noche en la que Gómez Píndaro se despertó en la mitad de su sueño y descubrió con horror que mientras él dormía, la mano injertada le tocaba una teta a su mujer.
Ante semejante hallazgo Demetrio se trabó en una feroz lucha con su brazo izquierdo bis, el que se defendió intentando estrangularlo.
Fue entonces que su otra mano izquierda atacó a la injertada; no para defender a Gómez Píndaro, sino por diferencias ideológicas irreconciliables que a esta altura se habían instalado entre ambas camaradas de lado corporal.
Como suele ocurrir en estas circunstancias, aprovechando la confusión reinante, la diestra impuso el orden y la mano dura, cagando a puñetazos a las dos izquierdas y a Demetrio por igual.
Como resultado de la golpiza autoinflingida, el pobre hombre y sus tres brazos terminaron en el hospital.

Gómez Píndaro pasa hoy sus días en el psiquiátrico de Open Door, en el pabellón de injertos y germinaciones; soportando las constantes peleas de sus tres brazos entre sí, y dependiendo de un enfermero para ir al baño, ya que ninguna de las tres extremidades se quiere hacer cargo de ayudarlo con la tarea.



Esta investigación no hubiera sido posible sin el aporte del compañero Socho, plasmado en su comentario en esta otra entrada, en la que tratábamos este mismo tema.

9 comentarios:

Uno de los ocho dijo...

Compañero!

Me llena de honor patrio que me haiga citado. Sepa que de una mísera miguita en un comentario usted ha hecho un maravilloso miñoncito posteril.

Sepa también que recién le descubro la otra casa, y es realmente espectacular.

Siga así, que si no lo surto.

Sauria dijo...

felicidades Gense!
además de las diferencias ideológicas entre izquierda/derecha va asimilando y entendiendo cuál es el brazo derecho y cuál el izquierdo!! Su maestra de preescolar estaría muy orgulloso de usted!! :D

besotes

Calíope dijo...

La vida misma don Gen, la vida misma!!!!
En vez de tanta pelea deberían dejarse de romper las pelotas y ocuparse de la cabeza que, al fin y al cabo, es por donde se come y muertos de hambre no hay nada.

carajomierda!


besitos

capitanfla dijo...

Es excelente para tocarse mientras se chatea con una mina de 90-60-90 que es modelo, rubia y de ojos color miel. (no importa que sea un petiso gordo y pelado que da rienda suelta a su reprimida homosexualidad y nos engaña haciéndose pasar por modelo rubia, no me quiten la fantasía...)

Amperio dijo...

Lo entiendo al Demetrio, compañero...
Algún día voy a contarle la historia de Asdrúmal Equinocchio, el hombre de las dos garompas...

UAP, Gense. Se viene la muzza...

amaliovilla dijo...

Pobre tipo, me imagino el 50% de gasto adicional en desodorantes, o el chivo extra que habría que aguantarle...

salud!

gen71 dijo...

Socho: No se me haga el humilde, compañero, que flor de sámbuche se puede armar uno con sus comentarios.
Me alegro que le haya gustado mi otra casa... pero... no lo ande diciendo en voz alta que los de la AFIP están por todos lados :P
Sigo así entonces, por favor guarde esa manopla compañero...

Sauria: Quizás por haber asimilado antes las diferencias ideológicas, cuando vino la hora de diferenciar la mano izquierda de la derecha ya no tenía espacio en el disco rígido :P
Otra novedad es que ya puedo atarme los cordones solito.
Besos!

Caliope: Muy cierto amiga, pero si no se quieren ocupar tampoco del otro extremo del asunto alimentario-digestivo, pocas esperanzas nos quedan.
Esperemos no llegar al extremo de los cortes de las rutas intestinales!
Besos.

Capitán: La fantasía, al igual que la esperanza es lo último que se pierde. Probablemente porque la esperanza en muchos casos, no es mas que una fantasía…
Y no le quite mérito al petiso gordo y pelado, que quizás en el chat sea mas efectivo que una modelo 90-60-90.
Saludos!

Amperio: Si mal no recuerdo, Equinocchio era el hijo de madera no reconocido entre Pinocchio y el caballo de Troya (que finalmente resultó ser flor de yegua).
Cuando quiera me cuenta, compañero, muzza de por medio; que la única data que tengo de la historia es que tenía una de quebracho y la otra de algarrobo…
UAP, capo.

Amalio: El gasto mas grave se presentaba a la hora de comprar las camisas, ya que tenía que comprar de a dos para poder armarse una de tres mangas.
Y eso no es nada comparado con el problema que tuvieron en el psiquiátrico cuando lo recibieron en medio de una crisis e intenteron ponerle el chaleco de fuerza…

Ed dijo...

JAAAAAAAJAJJAA
encontre el blog buscando imagenes en google de "cubanitos con dulce de leche"
ni idea como, pero gran hallazgo.
saludos, seguire pasando

gen71 dijo...

Ed: No se preocupe; según mis estadísticas, hay quienes llegan a este mismo lugar buscando "Calzoncillos licra gay mojados" o "La vida del pedo" o "que pasa si uno estornuda se tira una gas y tose"; por citar solo algunos ejemplos... no me cree? haga la prueba ;)
Cuando ande por acá, pase sin llamar nomás.
Gracias por comentar!
Saludos