Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

viernes, febrero 26, 2010

Perras




Los hombres somos todos iguales.
Básicamente desconsiderados e hipoacúsicos ante los reclamos femeninos, discapacitados de nacimiento para el manejo de un lavarropas, algo infantiles, bastante fáciles y con poco poder de concentración para cosas que no tengan que ver con el fútbol, los autos o las minas (desnudas en la medida de lo posible).

Digamos entonces, que soy un hombre (básicamente, o por lo menos es lo que declara mi perfil) y que además de aborrecer las generalizaciones casi tanto como los lugares comunes del discurso pedorro de dos dígitos frontales, puedo encuadrarme en algunos de los ítems mencionados como ley para el género que me contiene.

Desde este lugar, y con la poca autoridad que el mismo me otorga, puedo enunciar lo siguiente:
Las mujeres son todas distintas.
Y podría agregar brevemente que las mujeres son seres extraordinarios, que la naturaleza ha enviado en nuestra ayuda, para que no muramos de tristeza, de hambre, o devorados por un lavarropas automático, por citar solo algunos de los tantos peligros que nos acechan.
Podría ocupar millones de caracteres describiendo virtudes femeninas, pero a cambio voy a usar solo veintitrés para citar uno de los pocos defectos que les he detectado en casi cuarenta años de conocerlas.
Las mujeres son envidiosas.

Pero ojo, que no estamos hablando de una envidia cualquiera y miserable, de esas que somos capaces de sentir los hombres, no señor…
Las mujeres cultivan una variedad muy curiosa de la envidia que abarca solo a su propio género.
Así es que frente al hombre no existe esta “envidia femenina”, que si puede desatarse hasta alcanzar proporciones gigantescas cuando se cruzan con otra chica que tiene por ejemplo, esos zapatos que quisieron comprarse y que nunca consiguieron.

Gracias a este fenómeno, hasta la mina mas linda del mundo caerá en la ruindad de señalar con detalle y sin necesidad alguna cada arruga-grano-rollo-etcétera de cualquier virtual oponente, sin importar lo lejana que esta se encuentre de su estándar de belleza.

Así también podremos verlas perdiendo la compostura en una fiesta porque “esa conchuda que se cree; que bailotee delante de mi novio como un gato vaya y pase, pero que tenga ese vestido que está buenísimo ya no lo soporto”; para terminar luego de un par de copas de vino agarrándose de las mechas con la susodicha, confeccionando el papelón de la noche.

Obviamente que la televisión se nutre en infinidad de oportunidades de estos sucesos entre féminas, abarcando los ámbitos mas heterogéneos que podamos imaginar.
Es entonces que debemos ver con repetición estratégica, como una mujer que tiempo atrás supo formar parte de una alternativa política cuando menos interesante, dispara hoy oscuras profecías cual Nostradamus con sobredosis de cama solar, frente a cada payaso-periodista que la convoca para darle cuerda.
Porque sin pretender hacer un análisis político de los contenidos que este bizarro personaje vomita una y otra vez, es inocultable el sentimiento de envidia que la moviliza.
Lo único que piensa es “yo tendría que estar en el lugar de esa perra”.
Y lamentablemente se le nota.
Tanto como el rubio platinado o las cruces colgando de su rollizo pescuezo.
Hasta hacernos saborear el agrio gusto de la vergüenza ajena.

Es triste, pero es así, chicas.
Algún defecto tenían que tener.

Seguramente algún visionario hace ya mucho tiempo se dio cuenta de todo esto y acordó un encuentro entre dos mujeres en una pelopincho llena de barro.
Y se hizo millonario.

22 comentarios:

ADENOZ dijo...

Le faltó algo, compañero.
Esas mismas minas que se envidian entre sí y parece que iniciarán un holocausto cuando se enfrenten, si escuchan una mínima crítica de nosotros, se unirán contra los que emitan esos juicios, olvidando viejas rencillas y se apañarán, se consolarán, abrazándose fraternalmente, se harán masajitos, mimos, toqueteos, besitos...
En fin, se olvidarán de nosotros.

gen71 dijo...

Es así, amigo; cuando se hacen efectivas las apuestas, las chicas de la pelopincho se pegan un baño y se van juntas a tomar unos tragos como buenas amigas que son.
Show bísness, amigo, show bisness...

Amperio dijo...

No joda, viejo. La envidia es pecáu y la bayena es católica y no peca. Salga, hereje...!

UAP, mi socio.

gen71 dijo...

Amperio: Muy católica no debe ser la bayena, compañero; calculo que comer personas también debedeser pecáu y la semana pasada se comió una entrenadora.
Y sin mayonesa.

UAP, campión.

Amperio dijo...

Se dice bayonesa, viejo. Y yo no le hablo de esa bayena. Yo me refiero a la bayenablanca, la Mobidí rubia, la pitonisa de la política. Seguro que usté, que es medio chabacano, la conoce como la gordapúta. UAP, mi sheremiáiron. No se olvide.

gen71 dijo...

Amperio:

Disculpe la confusión de bayena, compañero, pasa que prendí TN para ver la temperatura, y no solo salí con bufanda y patas de rana para afrontar el tsunami y el 70% de probabilidad de lluvia de inmigrantes oscuros; sino que también perdí el sentido de diferenciación de cetáceos, y mamíferos acuático-políticos.

Gordapúta, hubiera empezado por ahí; chabacana denominación si las hay para este cachalote albino-blanco perenne; pero de esas que no prestan a confusión alguna como el ají putaparió.

UAP, mi denzelguáyinton.
Usté tampoco se olvide.

E1000luz dijo...

Envidia???.... nononoo.....
Yo no soy envidiosa.....

Son Ellas las q me enviadian a mi...

y bueh... q le vamos a hacer....
Jajaj!

BEsos!

loro711 dijo...

Duríiiiisimo.

Pero cierto.

gen71 dijo...

E1000:
Ojo, amiga, que se supone que los varones somos los negadores ;)
Como anda tanto tiempo?
Besos!

Loro:
Nunca es "dura" la verdad, lo que no tiene es remedio.

E1000luz dijo...

Ja! en eso tenes razon
Se q anduve un poco perdida.... pero regresando. Me hacia falta leerlo!!!!...

BEsos!

Emh. dijo...

Varones argentinos, esto nada tiene que ver con la envida. Va mucho mas alla.
La mujer es solo piadosa con el hombre que ama, y no durante mucho tiempo!

Emh. dijo...

Encontré lo que estaba buscando. Una, de unas cuantas que andan dando vueltas por ahi:
http://1.bp.blogspot.com/_GH2KOsLmIHI/SvjIe8rv6ZI/AAAAAAAABxc/v6bVc4zpsq4/s1600-h/Pepo+4.jpg

gen71 dijo...

Emh:
A ver; si me lo permite, voy a hacer una breve simplificación del comentario para poder decodificar su real significado.

“La mujer es solo piadosa con…”
Solo es piadosa en determinada circunstancia = Es despiadada siempre excepto cuando equis cosa
“…con el hombre que ama, y no durante mucho tiempo”
Ama al hombre no por mucho tiempo = estamos fregados como el macho del mamboretá (por citar solo un ejemplo insectil), al cual la hembra luego de aparearse le almuerza la cabeza.

Ud. ha logrado asustarme, sepaló.

Y gracias por la cita vintage; una buena muestra de que lo que digo no es nada nuevo bajo el sol… ;)

Oso Alado dijo...

Jjaaaaaaa!!!!!!! vi el de la primaveraa, ejjejejej. Mismo tema, mismo concepto, diferentes encares, genial!!
Un abrazo!
Oso

Aurelia Diche dijo...

Emh...emmm tiene razón.
Por algo nos decimos "yegua" entre amigas.
Saludos dongén, voy a tener que actualizar el enlace asi lo visito mas seguido, me quedó el link al teléfono impávido ese que da tristeza...

gen71 dijo...

Oso Alado:
Qué culpa tiene la flor
Que está tranquila en la mata
Y llega un hijo de puta
Y la mete en un ramo
Y la manda pa' un puestito de Acoyte y Rivadavia... ;)

Aurelia:
Es interesante verlas interactuar, amiga, uno nunca sabe cuando se arma la pelopincho ;)
Y pásese por acá amiga, que ese teléfono se me quedó sin tono y quien sabe cuando lo arreglan los putos de la telefónica...

Besos!

juan.cito zalazar dijo...

bueno hablando de despiste, hace rato derape fulero, pero sin embargo con respecto a las yeguas!!! todas se merecen respeto por accion u omision!!

gen71 dijo...

Juancito:
Por supuesto, amigo, por mas cebras que se pongan las yeguas en cuestión, solo por condición merecen todo nuestro respeto.

Que para algo somos caballeros y no caballos...

Lobizón dijo...

Creo que, la ciencia arquológica evoluciona gracias a esta gran añoranza del hombre de saber a ciencia cierta si, antes eran así o no... quizá un día con una molécula de un pelotudo que pasó congelado durante 16.000 años, lo vuelvan a la vida, y le pregunten, ¿loco, te rompían las pelotas las mujeres?

Creo que sí... pero como no habíamos involucionado como mamíferos haciendonós sociales, el tipo podía knockearla con sus biceps superiores, y suprimir el poderío infinito de su afiladisima lengua... en fin, no se qué estamos viviendo ahora, pero ya están echadas las cartas... es tómalo o déjalo...

Ernest, tendría que haberme duchado hace 20 minutos, y me quedé leyendo! Un abrazo grande desde Lobolandia!!

gen71 dijo...

Lobizón:
No se si es exactamente de lo que estamos hablando, pero puedo decirte sin temor a equivocarme que hay pruebas de la rotura de huevos masculinos que pasan la prueba del carbono 14...
Y poco podemos quejarnos porque es parte de su naturaleza.

Hoy es 24, feriado para reflexionar y por lo tanto no pienso bañarme.

Un abrazo, querido!

ZETAJUAN dijo...

BUENO FUE 24, Y LA VERDAD ES SIMPLE... NO PENSAR AUNQUE SEA BAÑARSE SUENA COMO A CLARIN, NADA ESTRIDENTE...

gen71 dijo...

Juancito:
Una cosa es bañarse y otra lavarse las manos; para tocar el clarinete por ejemplo... ;)