Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

lunes, septiembre 08, 2008

Sabe usted que está haciendo su colchón ahora?


Mas allá de ser concientes de que transitamos tiempos difíciles; probablemente no estemos atentos a todos los peligros a los cuales debemos hacer frente hoy en día.

Uno de ellos, quizás el que golpea en la parte mas blanda de nuestra estructura familiar, es el consumo de estimulantes por parte de nuestros queridos y mullidos colchones.
No podemos ignorar que este es un problema creciente en nuestro país, y que cada vez en forma mas frecuente vemos familias destruídas, durmiendo sobre los elásticos de la cama o sobre el frío piso cerámico porque las drogas se han llevado a este noble amigo del hombre, la mujer y la mascota malcriada.

Es triste ver a los colchones desvencijados, llenos de manchas por doquier, con los resortes vencidos y el relleno para afuera, como consecuencia de una conducta dilatada inducida por el cosumo de estimulantes.

Como tutores de estas prismáticas criaturas que el señor ha dejado en nuestras manos, debemos entonces estar atentos a las señales que nos dan; llamando nuestra atención ante lo que comienza a ocurrir.
Así es que no debemos pasar por alto que nuestro colchón se ahueque vencido, incorporando a su anatomía un pozo que calca nuestro culo, por ejemplo. Esto estaría marcando una pérdida de personalidad, probablemente para incorporarse a un grupo que lo contenga, “copiando” formas y comportamientos que de seguro lo llevarán por mal camino.
Mas grave y difícil de soslayar será que nuestro rectangular amigo nos despierte en mitad de la noche con un traicionero puntazo a manos de un resorte roto. Este violento comportamiento del colchón implicaría un estado de adicción avanzada, que lo impulsa a querer librarse de nosotros de inmediato para ir a comprar paco a las 3 AM.

Es de crucial importancia que estemos atentos a todos los indicios que señalen que nuestro colchón está en problemas; tan importante como tratar de hablarlo con él mientras esto sea posible.
También es preciso abandonar la costumbre de guardar los ahorros debajo del colchón, ya que según estudios de la Universidad de Springwall, “cuando el colchón maneja dinero, tiende a gastarlo en drogas y en fotos de almohadas sin funda.”

El tema entonces es estar alerta, amigos; prestarle mas atención a nuestros colchones y no dormirse sobre este problema.

8 comentarios:

capitanfla dijo...

Ahora entiendo... es el hijoputa de mi colchón el que destiende la cama todas las mañanas cuando despierto.

amaliovilla dijo...

justo ayer cambié de cama y de colchón, volviendo a mi antiguo lecho, y ahora que lo pienso, lo noté desmejorado, flaquito, medio consumido.
quizás en la otra casa lo trataban mal, vaya a saber con qué lo mantenían...

Amperio dijo...

Déjeme felicitarlo, compañero, eso de "cuando el colchón maneja dinero, tiende a gastarlo en drogas y en fotos de almohadas sin funda" estuvo realmente sublime. Me saco el sombrero, mi cuate. UAP

Sauria dijo...

mi colchón dice que es hippie rastafari y sólo fuma marihuana (que casualmente dejan los amigos de mi gata, te imaginarás que esas cosas jamas las he visto ni las apruebo, obvio) Lo cierto es que mi colchón tiene enorme problemas de memoria y con suerte me reconoce a mí todas las noches, cuando tengo que explicarle una vez más que soy la dueña y que necesito dormir! De todas maneras se quiere rescatar, hace un tiempo que hay unas chancletas marrones testigos de jehova que no paran de darle lata, ahora dice que extraña al profeta que no es en su tierra y que baja de una berenjena violeta todos los fines de semana...
ay dios, yo no sé qué más hacer! la colchonéz está perdida!!

gen71 dijo...

Capitán: "la culpa no es del colchón, sino del que le da de fumar"... hágase cargo de la destendida, amigo, o acaso ud. duerme en la cucha de Fernández?

Amalio: Como es eso de que volvió a su "antiguo lecho"? Lo echaron de casa?
Ud. también; llevar a vivir a su cabeza a esos siete enanos... ;)

Amperio: Lo dejo, compañero, lo dejo; y se me pianta un lagrimón de la emoción que un grande como usté' se saque el sombrero... pero déjelo en el perchero que si se lo agarra el perro se lo deja como visera de promotora.
UAP, master of de iúnivers

Sauria: Voy a tener que hablar muuuy seriamente con esa gatita ;)
Es comprensible lo de los problemas de memoria de tu colchón; la marihuana provoca pérdida de memoria y otras cosas que no recuerdo...
Y bueno, dejalo que charle un poco con las pantuflas esas; en estos casos, los testigos de Jehová son un mal necesario, y la berenjena es un vegetal muy noble, ponele la firma ;)
Se escribe HIPPIE, se dice JIPI...
Besos, nena!

Ajenjo dijo...

Mi colchón es (era, pobrecito) tan cebado, que por fumarse hasta la última seca de una tuquita se predió fuego.

slds
A

merengadas dijo...

Uf, el mío está meado, re meado. No se que pensar de el

gen71 dijo...

Ajenjo: Cuantas trágicas historias de personas solas incineradas por quedarse dormidos con un cigarrillo prendido; en realidad se deben al vicio de un colchón irresponsable.
Su testimonio echa un poco de luz sobre el tema; sin embargo mucho no esclarece porque el humo sigue firme como rulo de estatua...
Saludos!

Merengadas: El de su colchón es un claro caso de incontinencia por severo daño neurológico. Probablemente se deba a la inhalación indiscriminada de perfume para ropa o directamente a que se haya fumado un perro salchicha.
Cualquiera sea al motivo, su colchón es un caso perdido. Sepaló.
No intente nunca dormir debajo de él.