Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

viernes, marzo 23, 2007

Imágenes de la memoria



Hace una semana atrás, mientras examinaba una deteriorada pared de mi casa (la primera imagen empezando desde arriba), a la cual le hace falta urgentemente una mano de pintura, pude visualizar esta suerte de non sancto sudario.
A pesar de haberla visto en mas de una oportunidad ese día apareció ante mis ojos una visión hasta el momento oculta. Probablemente hasta entonces la miraba sin verla, como a un indigente que pide una moneda todos los días en la misma esquina acostumbrándonos a su presencia.
Entre la mugre y los hongos de humedad se perfilaron las caras de estos personajes que torpemente intenté definir y que pueden ver en la segunda imagen.
Les confieso que desde chico he sido de esas personas que le encuentran formas a las manchas y descascarones varios en paredes u otro soporte alternativo; así que esto no me sorprendió.
De todas formas, luego de toquetear la mancha original para que otros vieran lo que yo veía, no pude evitar pensar en el porqué de esta visión en particular.
Quizás ante la misma mancha, otra persona, gestada en un país mas civilizado que el mío, viera otras formas totalmente distintas a las que yo percibía.
Creo que uno no puede ver en estas situaciones algo que desconoce.
Uno rescata estas imágenes de su propia memoria.
Digamos que es un resultado entonces de una perfecta combinación, un extraño collage:
Una deteriorada pared de mi casa, ubicada en este, mi país; infectada de seres parásitos que se muestran a un tipo generado en 1971 que desde que tiene uso de memoria vivió y dió sus primeros pasos en un país signado por la violencia: a veces explícita, a veces sutil, pero siempre bestial.
Uno “es” su propia memoria, y cuando deja de ser, sigue “siendo” en pedacitos de la memoria de otros.
Es en este punto donde me pregunto como podemos imaginar ser un país sin memoria; si hasta las paredes nos recuerdan quienes somos en realidad.
Este post quiebra la línea tonto-cómica de los anteriores, pero creo que mantiene el espíritu imaginario-irrestricto del espacio.
Es una licencia que me tomo en la víspera de tan triste aniversario.
Aniversario del comienzo de la noche mas oscura.
Esta es mi memoria.

“El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.
Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.
La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.”

Gracias León

17 comentarios:

Caliope dijo...

Coincido con que no se puede imaginar (ni ser) un país sin memoria. Pero si se puede ser un país que barre la basura debajo de la alfombra.

Besos

Mich dijo...

Me dedico entre otras cosas a las cosas de la memoria. Son cosas complejas, difíciles... Pero de tanto en tanto, algún artista quita lo que sobra, pone lo que falta. No sé si eso ayuda mucho o poco, pero permite seguir en el camino.
En vísperas de un momento trágico:
30000 Presentes y NUNCA MÁS!!!!!!!!!!!
(Lindo rancho eh?, muy bueno)

T O N T A M E N T E dijo...

Así que vés imágenes en las manchas de humedades y paredes descascaradas?

Te invito a mi casa que tengo una exposición permanente con más de 150 obras...

Saludos,
Diego B

javoc dijo...

Es increible como nos juega la mente estos trucos, yo en piso del baño de casa veo dos personas gritando desesperadamente, tal vez son una suerte de emensajes que algunas entidades nos dejan, par alos que pueden verlo. Buenísimo.

el aerolardo dijo...

Sin joda, esto, lo de la pared, es acojonante!

gen71 dijo...

Caliope: Llega un momento en que la basura acumulada debajo de la alfombra es tanta, que esta empieza a escaparse y aparece en los lugares menos esperados.

Mich: Gracias por tu visita.
Interesante eso que cuenta de su dedicación a "las cosas de la memoria".
Me gustaría saber mas, pero por lo pronto te digo que todo lo que se haga al respecto ayuda.
Gracias por tus apreciaciones.

Tontamente: También gracias por tu visita. Cuando quieras me doy una vuelta.
Llevo pastafrola

Javoc: Me gustaría ver esas personas que ves en el piso de tu baño intervenidas con tu talento.
Sería impresionante de seguro.

Aerolardo: Vió que loco amigo. Desde chico que se me aparecen estas imágenes así, sin pedir permiso.

Zorra dijo...

Entiendo perfectamente y comparto todo lo que dice, no me queda mucho más que "desmenuzar" lo que usted dice y no vale la pena, realmente.

Le cuento algo... en mi familia hay quienes apoyan el Holocausto y yo solía ver a Hitler en una mancha de un placard. No sé, siempre pensé que eso era parte de la familia y me asustaba.
Boludeces de niñas, pero me hizo acordar a esto su post.

Un besazo.

Hombrecitas Beodas dijo...

Coincido respecto de la falta de memoria, más lejos de un país, más cerca de nosotros: nuestras discusiones, vuelven desde los escombros de la memoria. Todos los días. En lo que no coincido ( y no porque lo haya sentido en tu texto) pero sí en la mayoría de las personas ( incluso, conmigo misma) es que existe un juego perverso y despreocupado para el uso ( en el decir cotidiano ) de la memoria. Saludos

La que analiza Todo dijo...

Ana María Zubieta, una doc en Letras tiene la teoría de que lleva al menos una generación hacer ficción (narrativa: cuentos, novelas/no canciones, obvio) sobre las torturas, hacer memoria de la experiencia duele. Dice que en Arg, con la única excepción (y qué excepción) de Respiración Artificial de Piglia, no hubo novelas de la dictadura hasta Villa de Luis Guzmán (en el 1995).Quizá a tu pared también le lleve una generación de hongos entera poder mostrarte eso, que está en la memoria de todos.

m. dijo...

Le dicen pareidolia al fenómeno.Me parece buenísimo lo que hiciste en este post para acercar imágenes en la memoria a la vista.

gen71 dijo...

Zorra: Gracias por tu comantario.
La que apoya el holocausto en tu familia, no sera tu abuela?… era broma, ocurre que siempre me acuerdo de esa buena mujer… vive todavia?… broma nuevamente, perdón, pero tu comentario me puso un poco nervioso.
No creo que sean boludeces de niña, lo que contás no es joda.
Gracias por compartirlo y por no ser como esos integrantes de tu familia. ;)

Hombrecitas Beodas: Bienvenida! Gracias por tu comentario.
Creo entender lo del juego perverso del que me hablás, en el que la memoria se vuelve un objeto mas de consumo y se la valora desde el punto de vista de considerarla como una herramienta para acopiar conocimientos, recuerdos o datos, sin el poder para procesarlos; y que en el mejor de los casos nos llevarán a ganar unos mangos en el programa de Gerardo Sofóvich.

La que analiza todo: Muy interesante el aporte de tu comantario.
Será cuestión de empezar a ver con mas atención a las paredes.
Quizás les llegó el momento de contarnos su memoria.

M.: Gracias por tu comentario y por el aporte tecnico-psicológico.
Bienvenido al blog!

The Bug dijo...

Gen71, tu pared coloreada me impresionó mucho.
Yo solía pasar horas descubriendo figuras en las paredes de mi casa paterna y muchas otras tuve que pagar el precio por colorearlas in situ.
Pero viendo tu dibujo, veo que me faltaban horas de vuelo.
Impresionante.

gen71 dijo...

The Bug: Gracias por tus apreciaciones. Lamento no haber tenido una cámara digital y un poco de Photoshop cuando era chico. Si así fuera tendría una linda galería de monstruos y etcéteras que veía en la casa de mis viejos.
Gracias por pasar!
Saludos.

Terrorista Emocional dijo...

Los bigotes un poco tirados de los pelos. Valga la redundancia.

gen71 dijo...

Terrorista: Tiene razón, literalmente hablando, los bigotes los veo mas Chaplinezcos; pero bueno, literalmente hablando es solo una mancha de humedad…

patricia dijo...

hola,sabes yo he vsto siempre desde niña en las paredes rostros perfiles expresivos cuerpos animales ufff que no he visto, en las nubes, en un arbol las formas entre las hojas,que bueno saber que hay mas personas con esta persepcion,tambien en las puertas veo rostros siempre me provoco pintarlo pero aun no me atrevo y eso que soy pintora,siento que las imagenes llevan cierta carga, no lo se...

gen71 dijo...

Patricia: A mi también estas imágenes se me presentan desde chico y esta es la primera vez que se me ocurre hacer algo con ellas a pesar de que siempre me gustó dibujar.
Quizás de haber contado con las herramientas adecuadas lo hubiera hecho antes.
Las paredes, las texturas naturales, los objetos nos cuentan cosas. Probablemente solo algunos podamos escuchar esos relatos. Es cuestión de andar atento y animarse a pintar lo que nos dicen.
Adelante entonces!
Gracias por pasar y bienvenida!