Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

jueves, octubre 04, 2007

Voluntad férrea


Pedrito Ruiz, ya desde pequeño fue un niño de armas tomar.
A pesar de haber nacido con espina bífida (hecho que lo condenaba a una vida sobre ruedas y no precisamente porque se fuera a dedicar al automovilismo), siempre intentó comportarse como un niño común y corriente.

Así podíamos verlo en los años de la primaria, ante la ausencia de las rampas adecuadas, subiendo las escaleras con serias dificultades, acarreando su silla de ruedas y respondiendo con furia ante cualquier gesto que pretendiese ayudarlo en la difícil tarea de arribar al primer piso. El descenso, aunque peligroso, se le hacía mucho mas “rápido”, debemos reconocer…

La adolescencia no fue un problema para Pedro, ya que aventajaba a sus congéneres en velocidad final a la hora de corretear a las chicas. También era el único que antes de los 16 las podia llevar a “pasear” sin tener registro.
A pesar de esto, cuando alguna de sus compañeras intentaba facilitarle la tarera de intimar, por ejemplo desabrochándose el corpiño, Pedro montaba en cólera; ya que lo entendía como una actitud compasiva que él de ninguna forma estaba dispuesto a aceptar.

Llegado el momento de independizarse de sus progenitores, justo cuando estos lo único que esperaban era que Pedrito vendiera billetes de “La Solidaria” en la esquina de San Juan y Boedo, el muchacho les comunicó que iba a correr (o mejor dicho rodar) detrás de su sueño: ser inspector a bordo de la línea San Martín del ferrocarril.
De pequeño siempre había soñado con picar boletos y hacer bajar del tren a quienes no tuvieran el pasaje en regla.
Sus padres intentaron por todos los medios disuadir al jóven de semejante idea, obteniendo como única y malhumorada respuesta un “se van a la puta que los parió” de parte de Pedro.

De puro rompebolas y para que negarlo, con la ayuda de un abogado inescrupuloso especializado en discriminación y xenofobia, finalmente el sueño del pibe se le hizo realidad.
Al poco tiempo estaba desplazándose, no sin dificultades por los pasillos de la línea del Libertador.
Allí brindaba un pintoresco espectáculo cuando debía subir las empinadas escaleras de los vagones, a fuerza de brazos y cachas, utilizando estas últimas para no perder su medio de locomoción en el intento.
O desrodillando pasajeros a golpe de silla de ruedas, los cuales iban recordando a su paso a su puta madre o la recalcada concha de su abuela.

Quiso el destino que una triste noche de Octubre en la que Pedro recorría los vagones casi vacíos; en el último de ellos justo antes del furgón, se encontrara con el Gordo Cometrapo.
Solos, ambos dos en el vagón.
El jóven se deslizó hasta el voluminoso sujeto para solicitarle su boleto, pase o abono.
Luego de breves segundos en los que Cometrapo posó su turbia y amarillenta mirada sobre nuestro muchacho; como única respuesta obtuvo un gutural rugido estomacal (producto de la ingesta de numerosos reforzados de mortadela y huevo, litros de Cosechero Cayetano y mas de un canapé de grasa de rulemán) que sin dificultad logró alborotarle al cabello cual ventisca otoñal.
Al tiempo que se sacaba restos de mortadela de las mejillas, Pedro extendió la mano para asir al monazo del brazo para acompañarlo a la puerta del vagón, y solicitarle su descenso en la próxima estación.
En ese instante Cometrapo levantó el brazo para ver la hora, arrancando al pobre Pedrito de su silla.
Ante la indefensa imagen del joven tendido boca abajo en el pasillo del vagón, Cometrapo, famoso por su tendencia al abuso del débil; tuvo un rapto de redención.
Contrario a su naturaleza depredadora, el lúmpen extendió su mano, por primera vez en su vida y con una voz casi humana le dijo a nuestro chico: “te ayudo pebete?”
Lamentablemente, como siempre ocurría en estas situaciones, Pedro le espetó un recio: “No me toques! Puedo solo la concha de la lora!”
En ese mismo instante todo rapto de humanidad se volatilizó del rostro del malechor, quien tomó al jóven por el forro del culo con esa misma mano otrora solidaria, arrastrándolo hasta el furgón de cola; ya que como todo abusador, es celoso de su intimidad.

Pedro jamás contó lo sucedido; solo sabemos que apareció al costado de la estación de Hurlingham, sentido a Capital, inconciente, desnudo y boca abajo, con su gorra cubriéndole las nalgas. Al quitarla sus descubridores pudieron comprobar que también conservaba la picadora de boletos.

Triste final para los sueños del pobre Pedrito Ruiz.
La carrera del jóven quedó trunca, y su profundo resentimiento y sed de venganza lo impulsó a estudiar odontología.
Este año se recibe… dios nos proteja.

24 comentarios:

Estar latiendo dijo...

Estallamos...

Estar latiendo dijo...

El 'San Martín' es un camino de ida..., lo que pasa es que eso, Pedrito no lo sabía...

Sauria dijo...

ay, me dolió, me dolió...
siempre tratando tan mal a sus personajes!! snif...

esa cabeza me da como miedito, y no lo digo particularmente porque no haya gorra que le calce, eh...

Lady VAG (abunda) dijo...

ME DESAPARECIO EL OTRO POST....Y EN REPUDIO ME LIMITARE AL SILENCIO..

pero por hoy nomas :P

Amperio dijo...

Lástima que no murió el Pedrito, compañero.
Si hubiera quedado ahí durito, en el andén, en pocos años se consolidaría el culto al "Culo Roto Milagroso del Pedrito".

Calíope dijo...

Una picadora de boletos... que sufrimiento! al menos fue un objeto conocido...
Todos los odontólogos, creo yo, han pasado por experiencias similares a las de pedrito y de ahi les nace la vocación. Si no, se hacen como el dr Lecter, una de dos. Pero sufrimiento quieren.

Besitos

gen71 dijo...

Latiendo: Pum.
En el San Martín la ida cuesta el precio del boleto, la vuelta vemos... "The Saint Martin Railway Experience"

Sauria: Mas le dolió a Pedrito... se lo puedo asegurar.
No se a que se refiere con lo de mi cabeza... además yo no necesito gorra; en verano me hago una linda Bandana con este mantel ;)

Lady: No se enoje amiga, así son estos posts explosivos... le juro que intenté desactivarlo pero corté el cable equivocado ;)

Amperio: Pedrito no murió pero si sus sueños; si eso no es morir compañero...
Y el estropeado culo del muchacho no hará milagros, pero si le mete un boleto lo saca agujereado, se lo aseguro.

Caliope: Es cierto; si tiene que suceder con un objeto, mejor que sea con uno conocido, como por ejemplo una herramienta de trabajo...
mmm... yo tengo frente a mi un plasma de 20"... creo que elegí la profesión equivocada no?
ay!

Estar latiendo dijo...

Por eso, yo ahora opto por 'el' Urquiza...

besos de soda:


Ju

gen71 dijo...

Latiendo: Hablando de próceres, es dificil elegir amiga; depende para que los necesite uno ;)

Estar latiendo dijo...

Pensaba lo mismo...
De hecho, el por mí elegido, también fue muy controvertido...
Pero mejor me callo, porque me agarra un entrerriano y estoy frita...
besos desayunados:

Ju

Rambo dijo...

"felicitaciones, ya no podés ni pararte" es lo que le digo a mi pito cada vez que me defrauda.

gen71 dijo...

Latiendo: Dejémoslo ahí amiga... ya veo que se nos arma un debate tipo GEN Argentino y ahí si que estamos fritos!

Rambo: Los pitos tienen esa maldita costumbre de defraudar periódicamente a sus dueños.
Yo por eso quiero mas a mi perro.

Estar latiendo dijo...

Es verdad, para gen argentino está usted.

Lady VAG (abunda) dijo...

ay ay ay ay! lo sabía! detras de todo odontologo hay un amante de las maquinarias!
Siempre lo dije: el odontologo es el tecnico mecanico que no pudo ser! que lo pario! Malditas bestias! Es mi boca carajo no un puto capot! y eso es una aguja y pincha idiota, no estas haciendo un siemple cambio de aceite :P

Disculpe el arrebato don Gen es que detesto, detesto a los odontologos y solo conoci a uno que era simpatico, eficiente e indoloro :P

Lady VAG (abunda) dijo...

pd: el indolorismo fue fisico mas no monetario :S

gen71 dijo...

Latiendo: No me ponga en ese compromiso, por favor... ;)

Lady: A ver... ud. dice que todos los odontólogos se hacen sodomizar por amantes de las maquinarias?
Lo de "detras de" y "amante de las maquinarias" lo dice por la introducción posterior de la "maquinita" de picar boletos?
Yo soy tecnico mecánico... debo inscribirme en odontología?
Cuantas dudas que me deja amiga!

Estar latiendo dijo...

Yo no lo comprometo, comprometase ud...

Lady VAG (abunda) dijo...

Estimado: si no se hacen sodomizar es porque algo les fallo en la vida y quedó ahí cuasi resentido...otra cosa más que agregar a la saña con la que te introducen el torno! ve? no le digo?
Si si si si toda alusion "a posteiori" remite a lo mismo de siempre :P

Y no! Gracia a dios usté es tecnico mecanico y no le quedaroon las ganas de la herramienta! ;)

gen71 dijo...

Latiendo: "Empiezo la dieta el lunes" cuenta como compromiso?

Lady: Gracias por la aclaración amiga, no toleraría estudiar odontología y dejar "otra" carrera mas inconclusa!

Estar latiendo dijo...

Si se compromete, sí...

Ju

Lady VAG (abunda) dijo...

arrancamos todos con la dieta???
hacemos todos juntos el esfuerzo?? asi me siento aompañada???
pero el lunes no..mejorctito el martes porque lunes es feriado :P

gen71 dijo...

Latiendo & Lady: Hecho! el martes empezamos entonces, y para el miércoles ya tenemos un humor de idem...

Estar latiendo dijo...

Usted tiene razón...
Igual, no sé si no me fastidia más lo lechoncito adobado que estoy...

Besos:

Ju

gen71 dijo...

Latiendo: A veces conservar el buen humor es mas importante que conservar la línea ;)