Un silencioso acto de vandalismo, una pequeña venganza
con el humor fácil como herramienta,
contra lo que
día a día nos obligan a consumir visualmente. Ninguna pretensión mas allá de esto.

viernes, abril 27, 2007

En la moto, la carrocería sos vos


La cosa es así.
Vas circulando lo mas tranquilo con tu vehículo no convencional (patineta, bici, moto, etc.) y te encontrás con un imprevisto urbano que te jode el día (en el mejor de los casos), la semana, el mes, el año, o la vida entera en el caso de que la conserves.
Hace exactamente una semana atrás, cuando el sol ya había fichado y se había mandado a mudar, me encontraba circulando en mi moto por la Av. Corrientes, bajo este delicioso clima del ojete al que Buenos Aires nos tiene acostumbrados últimamente. Caía una puta garúa en forma permanente desde hacía horas.
Necesitaba ir para el lado de Av. Belgrano, pero como Pueyrredón esta imposible desde hace meses por las obras del subterráneo, decidí hacer unas cuadras mas por Corrientes hasta encontrar una calle mano a la derecha.
Con la atención puesta en esto, descuidé breves pero preciosos segundos el terreno que pisaba.
Mientras pasaba a un taxi que reptaba por el carril derecho a la pesca de un pasajero se apareció bajo mis ruedas una enorme reja metálica de ventilación del subterráneo.
Cuando digo enorme estoy hablando de una superficie en la que tranquilamente entran dos autos puestos uno al lado del otro.
El metal mojado es áltamente resbaladizo, pero las rejas de ventilación generalmente tienen un tramado tipo panal para reducir este efecto.
En el caso de la reja en cuestión no solo no tenía dicho tramado, sino que además; dado su gran tamaño, para aglutinar los barrotes cilíndricos tenía cada veinte centímetros un listón de metal liso de unos cinco centímetros de ancho, dispuestos en su longitud, paralelamente al sentido de circulación del tránsito.
El resultado: al pasar por encima de la malparida reja salí descontrolado como chorizo en bandeja de loza, para terminar en el piso unos metros mas adelante.
Por suerte el taxi venía despacio y pudo frenar sin problemas, que sino en este momento estaría aprendiendo a tocar el arpa con Pappo.
Con la distancia recreo el momento y pienso que mas allá de todo a mí algo no me funciona bien, ya que mientras caía no pensé “me mato!”, sino “mi moto!”.
Evidentemente este pensamiento influyó en la trayectoria de ambos (moto y yo), ya que la muy gorda (cerca de 200 kg) me cayó totalmente encima haciéndose tan solo un levísimo raspón en un saliente plástico, mientras que a mí me hizo cagar el pantalón impermeable, el jean, un zapato, el pié que iba dentro de ese zapato y la rodilla derecha.
Imagino el triste espectáculo que ofrecí, tirado en el piso atrapado por la moto, como San Martín sin Cabral, con el casco y el traje impermeable que me dan un aspecto intermedio entre la Hormiga Atómica y un Teletuby.
Inmediatamente apareció una buena señora que tironeándome la campera me invitaba a levantarme; a la cual le tuve que indicar que buscara ayuda para sacarme al muerto de encima. Fué entonces que dos jóvenes levantaron el vehículo y me ayudaron a caminar con él hasta la vereda.
Después de recuperarme un poco del desconcierto del golpe y convencer a las personas que me auxiliaron de que me dejaran ir; concurrí a la clínica de mi obra social para confirmar que tal como lo sospechaba, a pesar de lo mucho que me dolía no había nada roto.
A una semana del accidente ya puedo caminar como un hombre normal de 90 años, ya no lloro cuando me tengo que sentar en el inodoro y hasta puedo hacer el trasbordo al bidet sin caerme al piso con los pantalones por las rodillas. Sin embargo todavía me cuesta atarme los cordones y por supuesto que tengo suspendidas todas las actividades “de rodillas” hasta nuevo aviso.
Volviendo al detonante de este episodio; es posible que los pelotudos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no se hayan dado cuenta de lo peligrosas que son esas rejas que aparecen a partir de Av. Pueyrredón?
Juro por mi vieja que tengo ganas de empalar al responsable de tamaña imbecilidad, ya sea Télerman, Metrovías o la puta madre que los remilparió.
Tengo catorce años de moto encima y diez sin ningún accidente.
Modestamente creo que una de las pocas cosas que hago bien en esta vida es manejar en dos ruedas; esas rejas SON UNA TRAMPA MORTAL.
No solo han lastimado mi rodilla, sino también mi orgullo de motociclista.
Tengo mis radiografías, solo me hace falta un buen abogado…

11 comentarios:

Calíope dijo...

:-O

Nunca, pero nunca me simpatizaron las motos... Esta ud mejor?? mire que me hizo asustar...!

Besos y que se recupere pronto

LamarK! dijo...

te la diste iero man. amo las motos pero realmente sé que son un peligro.

espero que te repongas en estos días.

salu2 y a ponerle "rueditas" a la moto para pasar la reja

Chinita Jodida dijo...

Lo entiendo Don Gen y espero que se reponga pronto.

Uno de sus alias no será El Hombre de Acero, no? Digo, yo pasé por mucho menos (la bici, un idiota que abrió la puerta)...y terminé en fractura. O, ahora que lo pienso, quizás yo deba cambiar a Huesos de Manteca.

En todo caso ahí va algo mágico para estos casos:
Sana sana culito de rana, si no sana hoy sanará mañana...

The Bug dijo...

Aguántesela.
Tiene que ser muy fuerte y ver como se la banca.
Ir a quejarse por ese pequeño desliz es ir en desmedro de todos los que podrían haber caído en el foso de no haber estado la reja.
¿Qué es un motociclista con complicaciones para sentarse en el inodoro contra millones de transeúntes todavía vivos?
Por suerte los daños han sido leves y en los miembros inferiores, que si eran en los superiores nos quedábamos sin blog.
Espero que se reponga pronto así deja de usar la mesita del televisor para apoyarse al caminar.

Chuchinga dijo...

Reflexiones: como caedora vieja, portadora de dos rodillas cagadas por varios accidentes, lo comprendo, lo lamento, se por lo que pasa. Como padecedora de un intendente pajero, lo sigo comprendiendo. Ahora, como casamentera, que quiere que le diga... me hace el trabajo muy difícil... como vendemos la merca si la naifa se lo está imaginando con los lienzos a media asta y vestido de teletubi! Así no va loco, un poco de dinidá!
Entiendo que el tema de la moto pasa por la sangre, pero a esta altura del campeonato y sabiendo que la obra pública está parada, podríamos ir pensando en un autito... no?. Yo digo, para cuidarlo y que nos dure otro ratito. Beso y abrazo amigo Gen

Lady VAG (abunda) dijo...

Sabe que? odio las motos, sip...nunca fueron contempladas con cariño por mí y me vivo peleando con los señores que van encima :P
pero olvidando ese asunto y teniendo en cuenta que es ustè..solo le voy a decir que comprendo su indignacion..(he padecido un par de averias por desperfectos la city) las calles capitolinas y bonaerenses son un asco, las obras del subte lo unico que hicieron hasta ahora fue jodernos las vid a todos: lo que viajamos por ese medio, los que viajamos por calles cortadas por construcciones varias, etc.
Nadie se hace cargo de nada.
Espero de todo corazon que en breve pueda volver a realizar las tareas de rodillas (creo que esto es lo pior!!) :P

gen71 dijo...

Calíope: Gracias por preocuparse; voy mejorando a pasos agigantados. Ahora ya tengo la movilidad de un hombre de 80 años.

Lamark: Así es amigo, solo a quien le gustan las motos sabe que es lo que lo lleva a uno a correr ese riesgo. Buena idea lo de las rueditas, voy a ver como lo implemento.

Chinita: Ah! las puertas de los autos! En mis épocas de bici me tragué la de un Torino. Imposible esquivarla!
Tengo que reconocer que tengo buenos huesos ya que este es mi quinto accidente y ninguno terminó en roturas; si a esto le sumamos piñas en bicicleta y hasta caídas de árboles en mi niñez con ausencia total de fracturas… evidentemente soy durito ;)
Gracias por el conjuro, ya me voy sintiendo mejor…

The Bug: Como ud. diga amigo, me a aguanto entonces ;)
Ahora quiero aclarar que no estoy a favor de que saquen la reja y dejen el agujero! El tema es que con el costo de una reja bien hecha pagaron todas las que pusieron en Corrientes.
De todas formas la ecuación motociclista con dificultades inodoras contra transeúntes muertos por supuesto que es desigual, no se lo discuto.
Repito: No saquen la reja sin tener otra mejor para poner inmediatamente; y hasta entonces, los días de lluvia las vallan como si fueran zonas anegadas, porque son intransitables.
Lo de la mesita del televisor quedó ya en el pasado, porque en casa me la quitaron para ver el partido del domingo.
Gracias por sus buenos deseos.

Chuchinga: Gracias por su comprensión, y despreocúpese, que todos los que estamos por acá somos gente comprometida, con hijos, nietos, perros e hipotecas impagas.
Lo de la moto es así amiga, se lleva en la sangre.
Gracias por los cuidados.

Lady: Gracias por sus palabras. Tiene toda la razón cuando dice que la ciudad está intransitable ultimamente.
Lo mas terrrible de este suceso es que arruinó para siempre mi carrera como futbolista profesional. Me cortaron las piernas.

Mich dijo...

amalaya... "no corras papá..."
Tenemos que hacer algo además con esas rejas, y los soretes de rinoceronte, carajo mierda, carajo mierda!!!!!!!!!!

gen71 dijo...

Mich: Gracias por su apoyo. Marchemos en trencito hasta la casa de gobierno con nuestra pancarta "no enrejen las plazas ni las calles".
Carajo, Mierda!

amaliovilla.com dijo...

Ups! al final la sacaste muy barata. Acostumbrado como estoy a ver accidentes de otros me olvidé que una vez fui yo el protagonista de unos cuantos...
Pero qué bronca cuando vos no tenés la culpa!!! Yo que vos a los del gobierno, le hago un agujero así de grande. No es difícil, sólo sacale la reja y ya está, les va a quedar un agujero así de grande...
:P

gen71 dijo...

Amalio: Es cierto que la saqué barata. Evidentemente soy duro como un cascarudo, o lo suficientemente malo como para no morirme así nomás ;)
Y gracias por darse una vuelta por el archivo!
Un abrazo.